receta de flan casero

Receta de flan casero, ¡simplemente delicioso!

El flan es un postre muy común en España y Francia, así como en América Latina. La receta de flan casero suele ser siempre la misma, con algunas variaciones regionales. Pero es la simpleza de sus ingredientes y preparación lo que le hace tan famoso internacionalmente.

Los ingredientes que vas a necesitar     

– ½ de taza de azúcar

– 3 huevos, ligeramente batidos.

– 2 cucharaditas de vainilla.

– 1/8 cucharaditas de sal.

– 1 vaso de leche completa (entre más cremosa mejor).

– Media taza de leche condensada.

Por qué hacer un flan es tu mejor opción de postre

El flan es simple pero delicado, sencillo pero sofisticado, y particularmente delicioso. Esta mezcla de huevos, leche, y azúcar puede resolver el postre del día de la mejor manera posible.

Por eso, si quieres impresionar a tus invitados, no dudes en preparar un flan, ya que es la manera más dulce de consentir a tu familia.

Hablando de familias, cada una es distinta, y es muy probable que la receta de flan casero cambie de un grupo familiar a otro.

No te preocupes, todas son válidas y un flan siempre será un flan. Esta es una receta muy antigua, que data de la época medieval, pero que ha resistido el paso del tiempo, evolucionando para mejorar.

Es cierto, la preparación del postre puede ser un poco complicada, pero no imposible. No necesitas ser un chef profesional o tener una gran experiencia culinaria para poder lograr un flan excelente.

La adaptabilidad del flan casero

Además, el flan se adapta a tus necesidades y gustos, puedes añadirle casi cualquier cosa sin que esto afecte el resultado final.

El caramelo, los frutos, las galletas, distintos tipos de cremas e incluso los quesos, pueden ser los complementos ideales del flan.

Las bananas y el chocolate se han vuelto agregados muy comunes, mientras que las galletas y el caramelo son los más tradicionales. La vainilla es también parte de la receta clásica, pero es opcional.

Ocasiones para servir el flan

Sin embargo, esto no es todo lo que el flan tiene para ofrecer, recuerda que es un postre que se puede servir en cualquier ocasión. Desde una merienda con amigos hasta una importante cena de negocios, un flan clásico siempre será bien recibido.

Y, por si no lo sabes, los flanes no tienen que ser obligatoriamente dulces, puedes hacer un flan de lo que quieras, hasta de carne o vegetales.

Un flan se puede preparar con los ingredientes tradicionales, con ingredientes vegetarianos, con y sin gluten. Su versatilidad es lo que lo hace tan especial.

Si tienes niños pequeños, es ideal para acompañar su pastel de cumpleaños, o para ponerlo en la mesa cuando los amigos de tu hijo lo visiten en casa. Incluso para las fiestas navideñas es perfecto, porque no es un postre que esté sujeto a ninguna fecha o celebración específica.

Aunque, si eres principiante, lo mejor es no complicar demasiado las cosas. Te aconsejamos apegarte a la receta de flan clásica, el de toda la vida, el que todo el mundo puede hacer.

Si las cosas van sin problemas, entonces el mundo del flan tiene miles de distintas recetas que seguro vas a querer intentar.

Recuerda, lo que necesitas esencialmente son huevos, leche y azúcar, todo lo demás es opcional. Ahora bien, seguro te estarás preguntando: ¿cómo harás prepararlo?

Aquí estamos para ayudar, y, a continuación, te dejamos la mejor receta de flan casero.

Preparación del flan

1. Calienta el horno a 180 °C. Pon a derretir el azúcar en una cacerola pesada a fuego lento, revolviendo constantemente, hasta que se derrita y se ponga dorada, con extremo cuidado debido al riesgo de sufrir quemaduras.

2. Dale tiempo al jarabe de azúcar para que se cocine bien, luego vierte en la bandeja que se utilizará para cocinar.

3. Mezcla los ingredientes restantes; luego viértelos en el molde. No se puede mezclar el resto de los ingredientes con el caramelo mientras aún esté caliente.

4. Cuando el caramelo ya este frío y en su bandeja, agrega lentamente el resto de la mezcla, cuidando que no queden demasiadas burbujas de aire.

5. Hornea el flan de 40 a 50 minutos, o hasta que el cuchillo insertado a medio camino entre el centro y el borde salga limpio.

6. Cuando esté listo, retíralo inmediatamente del horno. Desmolda y sirve caliente, o refrigera por 8 horas y desmolda a la hora de servir. No debes dejar el flan enfriándose en el horno.

7. Si todo salió bien, debe ser fácil desmontar el flan de su bandeja. Pero si notas que está pegado, no lo fuerces, recuerda que su consistencia es delicada y que podría romperse. En su lugar, trata de desmontar el flan con delicadeza, y antes de que se enfríe por completo. No te sientas mal si se rompe un poco, es algo que puede pasar.

En conclusión, sigue nuestros consejos

Si vives cerca de alguna panadería o pastelería, no dudes en comprar galletas allí, pueden ser tus favoritas o las favoritas de tu familia. Las galletas a menudo acompañan el flan cuando se sirve de postre, y son un gran añadido en la presentación del mismo.

Por otro lado, no olvides que las mezclas de natillas como esta siempre se cocinan rodeadas con agua porque necesitan un calor suave para evitar que se cuajen.

Si las colocas en el horno secas, van a cuajar y ya no serán un flan. Tampoco intentes que tu flan quede como un budín, ambos son dos cosas diferentes y su consistencia es notablemente distinta.

Si no tienes un horno disponible, no desesperes, aún puedes hacer el flan a baño maría. Esta es una técnica que funciona igual de bien que el horneado tradicional, pero que tarda considerablemente más tiempo.

De la misma manera, los riesgos de sufrir alguna quemadura son mayores, por lo que tienes que tener mucho más cuidado.

Como puedes ver, hacer un flan no es ninguna experiencia del otro mundo, solo es cuestión de proceder con atención y cuidado.

¡Anímate, hornea, y verás que tu receta de flan casero quedará como una obra de arte!

5/5 (1 Review)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.